• ¿Oro de Castilla para desayunar? Originales propuestas para el sector hotelero

    Esta semana se organizó en Philadelphia (Estados Unidos) un acto para hoteleros independientes en el que cerca de 150 profesionales del sector pudieron probar Oro de Castilla y escuchar una innovadora iniciativa para introducirlo en sus cadenas de alojamientos: Vino para el desayuno.

    La propuesta de Oro de Castilla se centra en acompañarlo de marisco y platos salados en general. Un menú tipo para estos desayunos sería: Pescado ahumado con alcaparras, tortilla de queso y pastel de ceviche.

    “Las bebidas tradicionalmente vinculadas al desayuno, como los conocidos Bloody Mary, tienden a ser agrias y con una suave carga de alcohol, ambas características compartidas con el vino, con la particularidad de que esta última bebida goza de una prestigiosa imagen”, explican los promotores de esta iniciativa.

  • El vino, un lujo que comienza a escasear

    De acuerdo con un reciente informe elaborado por Morgan Stanley y recogido por BBC, el mundo atraviesa en estos momentos una situación de escasez en el abastecimiento de vino, con una demanda que supera significativamente la oferta. Se trata de “el déficit más profundo de los últimos 40 años registrados”, llega a afirmar la prestigiosa firma de servicios financieros norteamericana. ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

     

    Por una parte, porque el consumo mundial de vino no ha parado de crecer desde 1996 (salvo un pequeño desplome en los años 2008-2009) y por otra parte porque los cerca de un millón de productores de todo el planeta han frenado ligeramente el volumen elaborado debido a las condiciones específicas del cultivo de la vid y las condiciones meteorológicas adversas y a la mayor demanda de referencias de añadas previas.

     

    En concreto, la producción global de todo el continente europeo se redujo cerca del 10% el año pasado y alrededor de un 25% desde su pico de 2004. Sin embargo, los países del “nuevo mundo” (Estados Unidos, Australia, Argentina, Chile Sudáfrica o Nueva Zelanda) son cada vez más activos en la elaboración de este producto.

     

    Todo ello hace prever un cambio de roles en las exportaciones, con nuevos países a la cabeza de las ventas mundiales del vino alentados por su mayor producción y por encarecimiento del valor de mercado de los caldos procedentes del “viejo continente”.

     

    Pero ¿qué países son actualmente los mayores consumidores de esta bebida?

     

    • Francia y Estados Unidos, ambos con un 12%
    • Italia y China, ambos con otro 9%
    • Alemania, con el 8%
    • Reino Unido y Rusia, ambos con un 5%
    • España y Argentina, ambos con el 4%